Comisi贸n para los Derechos Humanos del Estado Zulia

Lo 煤ltimo

M谩s de 200 Organizaciones de la sociedad civil alzamos un llamado ante la crisis de movilidad humana venezolana

Blog

Codhez

Noviembre 28, 2018

A los Gobiernos de la Regi贸n

A los Organismos Internacionales Competentes

A la sociedad de las Am茅ricas y el Caribe

Las organizaciones y personas abajo firmantes, miembros de un grupo de trabajo de solidaridad con nuestros hermanos y hermanas de Venezuela, en calidad de defensoras de los derechos humanos, de los derechos de la movilidad humana, de ayuda humanitaria, de desarrollo y acad茅micos/as, hacemos un llamado a los Estados de la regi贸n, a la sociedad civil y a la comunidad internacional, con el fin de redoblar esfuerzos y trabajar de manera conjunta frente el masivo desplazamiento forzado de m谩s de dos millones de personas venezolanas que se encuentran actualmente en varios pa铆ses de la regi贸n.

En particular, resaltamos la importancia del reforzamiento de la protecci贸n y de la prevenci贸n de cualquier vulneraci贸n de los derechos de las personas migrantes y con necesidad de protecci贸n internacional. La crisis que actualmente enfrenta la regi贸n no tiene paralelo alguno en la historia de nuestro continente. Tanto por la magnitud de la poblaci贸n en movimiento, como por la celeridad con que este desplazamiento se ha presentado. Ello obliga a todos los actores involucrados a fortalecer, mejorar y, en su caso, desarrollar nuevos mecanismos internos y de responsabilidad compartida para atender la situaci贸n de aquellas personas que se han visto forzadas a migrar. Desde la sociedad civil rechazamos cualquier medida regresiva que culmine en la restricci贸n, eliminaci贸n o suspensi贸n del goce y disfrute de los derechos de cualquier persona en situaci贸n de movilidad humana.

En este sentido, vemos con preocupaci贸n las recientes medidas adoptadas por los gobiernos de Ecuador y Per煤 de solicitar pasaportes a la poblaci贸n venezolana como 煤nico documento para ingresar en su territorio. Asimismo, rechazamos cualquier intento, de hecho o de derecho, de cerrar las fronteras para evitar el paso a 茅sta o cualquier otra poblaci贸n en necesidad de protecci贸n internacional o ayuda humanitaria. Estas medidas contravienen no solamente convenciones y est谩ndares internacionales en materia de derechos humanos y derecho internacional de los refugiados sino, en algunos casos, los propios ordenamientos de orden constitucional de los pa铆ses concernidos.

Este tipo de medidas solamente pone a las personas en una situaci贸n de extrema vulnerabilidad, por ejemplo, facilitando el tr谩fico y trata de personas, contribuyendo a la separaci贸n de familias, limitando la capacidad de un Estado para identificar y brindar la atenci贸n especializada que ciertos grupos necesitan, como la ni帽ez para garantizar el inter茅s superior del ni帽o/a, entre muchos otros supuestos.

Es por ello, que planteamos lo siguiente:

1. Por la magnitud del fen贸meno de movilidad humana que la regi贸n est谩 enfrentando, y que contin煤a en aumento, pedimos a los Estados que aborden este tema desde una mirada y perspectiva regional, mediante consultas amplias que incorporena las organizaciones de la sociedad civil, y que puedan generar alternativas coordinadas y complementarias, partiendo de un enfoque integral de derechos y con una mirada de soluciones duraderas.

2. Debido las dif铆ciles y precarias condiciones en las cuales las personas realizan sus desplazamientos, es importante atender esta crisis humanitaria desde mecanismos eficaces y articulados, como por ejemplo, la creaci贸n de corredores humanitarios de acogida en los cuales las personas puedan ejercer su derecho a la libre movilidad con seguridad. Es por ello que hacemos un llamado a los Estados para liderar los procesos de entregas de ayuda humanitaria en cada uno de sus territorios, lo cual implica proveer lugares de descanso temporal, acceso a alimentos b谩sicos, acceso a sistemas de salud (principalmente para grupos sociales en una situaci贸n de mayor vulnerabilidad) y cualquier otra operaci贸n que fuese necesaria para garantizar la vida y seguridad de las personas.

3. Los Estados deben avanzar hacia una pronta regularizaci贸n del estatus migratorio de las personas, para que este desplazamiento se realice con una plena garant铆a del goce y disfrute de los derechos de cada individuo y en esa medida contribuir a erradicar o eliminar la mayor cantidad de riesgos posibles. Deben evitar poner el 茅nfasis en si estas personas est谩n en tr谩nsito, de manera temporal o como destino final, y enfocar sus esfuerzos en garantizar su dignidad humana. Alternativamente, puede establecerse procesos de flexibilizaci贸n de requisitos para el acceso a documentaci贸n migratoria e incluso pensar en procesos de amnist铆a migratoria.

4. Solicitamos a cada Estado que adopte medidas para una r谩pida y efectiva identificaci贸n de las personas que se encuentren en la necesidad de protecci贸n internacional tal y como lo han planteado la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Comisi贸n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).Esta medida puede llevarse a cabo en este contexto a trav茅s de la implementaci贸n de reconocimientos colectivos de la condici贸n de refugiados/as.

5. Las medidas de regularizaci贸n migratoria, como la identificaci贸n de la necesidad de protecci贸n internacional, son pasos fundamentales para que se puedan abrir espacios para la integraci贸n local de las poblaciones.

6. La regi贸n cuenta con una amplia tradici贸n y marcos jur铆dicos para la movilidad humana. Los Estados deben asegurar la no regresi贸n de los est谩ndares establecidos en los marcos jur铆dicos internacionales y regionales en esta materia. Deben adem谩s responder a la implementaci贸n de las recomendaciones y opiniones consultivas de los 贸rganos y mecanismos especializados del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y de las Naciones Unidas. Por ello, reiteramos nuestro llamado a los Estados para que tomen medidas proactivas en la defensa de los derechos de las personas y rechazamos cualquier forma de abordar este tema desde un enfoque securitista. En consecuencia, conminamos a los Estados a no tomar medidas violatorias a los derechos como el cierre de fronteras, las deportaciones y expulsiones colectivas y otras formas de criminalizaci贸n de la movilidad humana.

7. Esta crisis ha activado a un gran n煤mero de organizaciones sociales, humanitarias y de derechos humanos, cuyos miembros y voluntarios est谩n haciendo frente a las necesidades de los venezolanos forzados a migrar. Los Estados deben reconocer y apoyar el trabajo de estas organizaciones, facilitando espacios de coordinaci贸n con las entidades oficiales para asegurar una respuesta eficaz a la situaci贸n.

8. Hacemos un especial llamado a los Estados para que tomen medidas para proteger a las personas defensoras de los derechos de los migrantes y refugiados contra cualquier amenazas y represalias derivadas del desarrollo de su labor.

9. Conminamos a los Estados a que se cumpla el ejercicio integral de derechos por parte de la poblaci贸n venezolana y que de esta manera se garantice mecanismo para el acceso a derechos y servicios b谩sicos. En particular solicitamos tener en mayor consideraci贸n las necesidades diferenciadas de ni帽os, ni帽as, adolescentes, mujeres (particularmente de las que se encuentran en estado de gestaci贸n), personas afectadas por enfermedades y con requerimientos especiales de salud, poblaci贸n GLBTII, ind铆genas, adultos mayores, personas con discapacidad, entre otros.

10. Convocamos a la sociedad civil a tener una mirada de empat铆a y solidaridad con estas poblaciones desplazadas, evitar cualquieracto de discriminaci贸n, xenofobia y violencia. Debemos recordar que en alg煤n momento de su historia los pa铆ses de la regi贸n han sido expulsores de su poblaci贸n. Por muchas d茅cadas Venezuela fue un pa铆s receptor de muchas de estas personas. Como en su momento se demandaron medidas humanitarias para garantizar sus derechos, en estos momentos debemos ver en cada ciudadano/a

venezolano/aobligado a migrar una oportunidad para retribuir la ayuda brindada a nuestros compatriotas.

11. Hacemos un llamado los organismos de derechos humanos del Sistema Interamericano y de Naciones Unidas para que contin煤en monitoreando y condenando las violaciones a los derechos humanos que se presentan cada vez con mayor frecuencia por la magnitud del reto que enfrenta la regi贸n. Todo ello, con la finalidad de identificar y trabajar de manera conjunta en la causa del problema.

12. Finalmente, hacemos un llamado para concretar lo m谩s pronto posible un foro hemisf茅rico en donde todos los actores involucrados podamos contribuir a identificar y dise帽ar las mejores herramientas y mecanismo para lograr todos los objetivos aqu铆 planteados. Ante ello, manifestamos nuestro total compromiso con los Estados y organismos internacionales para colaborar en la realizaci贸n de tan importante evento.

Puedes ver los firmantes de la carta ac谩


Para acceder a la petici贸n AVAAZ haz click aqu铆 (en ingl茅s).

Noticias Relacionadas

La solidaridad se fortalece en la III Feria de Derechos Humanos

La solidaridad se fortalece en la III Feria de Derechos Humanos

Noviembre 12, 2018

Leer m谩s

8 de cada 10 familias marabinas reporta tener una alimentaci贸n no adecuada

8 de cada 10 familias marabinas reporta tener una alimentaci贸n no adecuada

Noviembre 02, 2018

Leer m谩s

驴D贸nde est谩 la Papa? - Monitoreo Alimentario de Codhez

驴D贸nde est谩 la Papa? - Monitoreo Alimentario de Codhez

Octubre 31, 2018

Leer m谩s